publicidad
27 de septiembre de 2013 • 04:16

Corea del Norte condena la muerte a tiros de un surcoreano en la frontera

 

Corea del Norte ha criticado duramente el "despiadado asesinato" a tiros de las Fuerzas Armadas del Sur a un civil de su propio país cuando trataba de cruzar a nado hacia territorio norcoreano la semana pasada.

El Ejército surcoreano "asesinó despiadadamente a un habitante inocente y desarmado que intentaba buscar una nueva vida", expuso el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea -organismo estatal de Pyongyang- en un despacho de la agencia norcoreana KCNA.

El pasado lunes 16, treinta soldados surcoreanos mataron en varias rondas de disparos a un hombre de 47 años de edad que, tras saltar una alambrada y entrar en un área militar restringida, nadaba por el río Imjin en dirección a Corea del Norte a escasos metros de la frontera en su extremo occidental.

El régimen de Kim Jong-un calificó como "el colmo de la desvergüenza" que Corea del Sur "alce la voz sobre los Derechos Humanos" y a su vez "trate de justificar un estremecedor asesinato", en una alusión a las constantes críticas en materia de Derechos Humanos que Seúl lanza a Pyongyang.

Asimismo, criticó al Gobierno surcoreano por supuestamente ocultar la identidad completa de la víctima y calificarla de "espía" para elevar la "escalada de confrontación" contra el Norte, según la KCNA.

Del ciudadano surcoreano muerto a tiros se ha sabido de momento, además de su apellido Nam, que deseaba abandonar Corea del Sur y previamente había solicitado asilo en Japón, pero éste le había sido denegado.

Un portavoz de Defensa de Seúl consultado hoy por Efe explicó que la muerte fue "inevitable", ya que Nam "penetró en una zona militar restringida y trató de cruzar a Corea del Norte sin identificarse" acompañado por un objeto sospechoso y desatendió las señales de alto de los soldados.

En su fallido intento de alcanzar el Norte a nado, la víctima se había envuelto en espuma de poliestireno (corcho blanco) a modo de chaleco salvavidas y llevaba consigo un petate con fideos instantáneos y otras provisiones, según reveló el Ejército surcoreano tras el suceso.

El portavoz de Defensa, por su parte, también defendió la acción de los soldados aludiendo a "la situación entre Norte y Sur", que permanecen en estado de enfrentamiento técnico desde la Guerra de Corea (1950-53), concluida con un armisticio que nunca se reemplazó por un tratado de paz.

La DMZ (Zona Desmilitarizada), frontera terrestre entre las dos Coreas de 4 kilómetros de ancho y 238 de longitud, es paradójicamente una de las zonas más militarizadas del mundo, donde soldados de los dos lados vigilan atentos cada movimiento sospechoso.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.