En un acto histórico, Isabel II y McGuinness se dan la mano