Exclusiva AP: Ex novicias piden se cierre programa de Legionarios

El papa Juan Pablo II en una fotografía de archivo del 30 de noviembre de 2004 en la que bendice al padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, durante una audiencia especial en el Vaticano.  Foto: Plinio Lepri, Archivo / AP
El papa Juan Pablo II en una fotografía de archivo del 30 de noviembre de 2004 en la que bendice al padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, durante una audiencia especial en el Vaticano.
Foto: Plinio Lepri, Archivo / AP
 

Decenas de mujeres que asistieron a una escuela a cargo de la desprestigiada orden de los Legionarios de Cristo exhortaron al Vaticano a que cierre todo ese programa escolar, alegando que el maltrato psicológico que sufrieron como novicias ocasionó muchos casos de anorexia, migrañas por estrés, depresión e incluso pensamientos suicidas.

Las mujeres enviaron una carta durante el fin de semana al comisionado del Papa que dirige actualmente esa orden católica para denunciar la manipulación, el engaño y la falta de respeto que dijeron haber sufrido a manos de consejeros apenas mayores que ellas en una escuela en Rhode Island, Estados Unidos.

Dijeron que debido al trauma que sufrieron debieron someterse a terapia psicológica durante años, lo que les costó decenas de miles de dólares.

The Associated Press obtuvo una copia de la carta, firmada por 77 personas, una decena de las cuales accedieron a ser entrevistadas sobre sus problemas personales. Dijeron que accedieron para disuadir a los padres de enviar a sus hijos a escuelas del programa de los Legionarios de Cristo en Estados Unidos, México y España.

"Tengo muchos recuerdos definitorios y traumáticos que creo que son el epítome de la degradación sistemática de la persona" en la escuela, dijo Mary a The Associated Press en un intercambio de mensajes por correo electrónico.

Mary, quien pidió que no se revelara su apellido, agregó que cayó en anorexia después de unirse a la escuela en 1998. Llegó a pesar menos de 38 kilos (85 libras) cuando dejó la escuela y bajó aún más, al llegar a 31 kilos (68 libras) antes de comenzar a recuperarse en su casa.

"Los sentimientos de inutilidad, vergüenza y aislamiento que están asociados con esos recuerdos son vívidos y chocantes todavía".

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.