publicidad
25 de febrero de 2014 • 16:56

Las espeluznantes declaraciones de “El Chapo” en el avión tras arresto

 

A tres días del arresto de Joaquín “El Chapo” Guzmán, los medios mexicanos ya comienzan a divulgar qué pasó en el avión que lo transportaba a la cárcel.

El vuelo duró 75 minutos y el narco dio declaraciones sorprendentes.
Foto: AP

Eran casi las 3:00 p.m. del sábado cuando el capo abordó el helicóptero Black Hawk de la Policía Federal que lo llevaría al penal de máxima seguridad del Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México.

El vuelo duró 75 minutos y el narco dio declaraciones sorprendentes.

Lo primero que le preguntaron sus captores de la Agencia de Investigación Criminal, a la que muchos llaman "la nueva PGR" fue ¿Por qué cuando te nos escapaste de Culiacán no te fuiste pa'la sierra? ¿Por qué te quedaste en Mazatlán donde sabías que era más fácil para nosotros rastrearte?

“Ya me iba a ir pa'l monte, pero no había visto a mis niñas”, dijo “El Chapo”.

Una contestación que no pudo haber estado más cerca de la realidad, pues el criminal fue atrapado con sus hijitas gemelas en la habitación. Las más pequeñas de sus 16 hijos son producto del matrimonio con Emma Coronel, quien también estaba el día de su arresto.

Sus custodios durante el vuelo lo describieron como tranquilo, carismático, “francote”, de marcado acento sinaloense y agregaron que fruncía su rostro para enfatizar sus ademanes con los brazos casi pegados al cuerpo. La Policía sostuvo que el narco no gritó ni dijo groserías durante su arresto y que lo único que hacía cuando algo le incomodaba era “mover sus hombros como remos”.

“El Chapo” también confesó que estuvo alrededor de una hora con Rafael “Caro” Quintero cuando salió de la cárcel. Ambos se juntaron a comer. Mientras le explicó a los funcionarios de la Marina que “Caro” no tiene interés de regresar al narcotráfico y que está “enfermo y viejo”.

Le preguntaron dónde se escondía en la sierra y evadió la pregunta con un poco de sarcasmo, ¿El Chapo?, cuestionó. Pero de lo que sí habló fue de sus aliados y rivales.

De Servando Gómez “La Tuta” y Los Caballeros Templarios dijo que eran unos "rateros mugrosos". Al tiempo que puso distancia entre él y ellos,  "Yo soy un narcotraficante. Yo no secuestro ni robo ni extorsiono ni nada de eso".

Autoridades revelan los túneles de escape de 'El Chapo' GuzmánHaz clic para ver el video en Terra TV
Autoridades revelan los túneles de escape de "El Chapo" Guzmán

Mientras de su compadre Ismael "El Mayo" Zambada estaba en el monte y que su otro socio, Juan José Esparragoza "El Azul", seguramente andaba por Guadalajara. Sobre Los Zetas, relató que Heriberto Lazcano "El Lazca", "era mi enemigo, pero era un caballero"; aunque habló con desprecio de Miguel Treviño, “el Z-40”.

Por otro lado, relató que los Beltrán Leyva, que eran sus operadores, lo quisieron matar cuando se fugó del penal de Puente Grande en 2001.

Contó que mandó asesinar a Ramón Arellano, pero no al cardenal Posadas. Según explicó todo se debió a una confusión, "yo pensé que los Arellano venían en el Grand Marquis, eso me dijeron mis escoltas".

Pero la frase que el mundo no olvidará es, "Maté a dos mil o tres mil", confesó con frialdad.

Terra