EE.UU.

publicidad
20 de julio de 2012 • 13:13 • actualizado a las 18:23

El problema mortal de los Estados Unidos: las armas

Escenas de dolor tras las tragedia en el cine de Denver
Foto: AP

El asesinato de 12 personas en un cine de Denver durante el estreno de la película The Dark Knight Rises demuestra que el fácil acceso a las armas en Estados Unidos es una de las causas de un grave problema colectivo que suma muertos diariamente. 

La tragedia se apodera del país norteamericano cada cierto tiempo y tiene como protagonistas a personas con traumáticas historias detrás. Ahora el asesino fue un estudiante de medicina de 24 años, James Holmes, quien ha confesado tener explosivos en su vivienda. 

En abril de este año, el diario británico The Guardian publicó un amplio informe titulado “La mortal devoción por las armas en América”. En él se revelan datos alarmantes sobre este problema en Estados Unidos: hay aproximadamente 90 armas por cada 100 personas, más de 85 personas al día son asesinadas con armas de fuego y más del doble de ese número son heridas con éstas. Además, los asesinatos con armas de fuego son la causa principal de muerte entre los afroamericanos menores de 44 años. 

La investigación también llega a la Asociación Nacional del Rifle (ANR), la polémica organización que defiende el libre uso de las armas por parte de los ciudadanos y duramente criticada por diversos sectores de la ciudadanía estadounidense y personajes influyentes como el documentalista Michael Moore. 

Moore, en su película “Bowling for Columbine”, intenta encontrar explicaciones al problema y toma como emblema el trágico tiroteo de 1999 en el Columbine High School, donde dos estudiantes asesinaron a 13 personas -12 alumnos y un profesor- e hirieron a 24. En la cinta, el director se enfrenta a uno de los líderes, en ese entonces, de la ANR, el actor Charlton Heston, quien huye de la entrevista cuando le piden su opinión sobre otra tragedia –el caso de un niño de 6 años que disparó un arma contra una niña de casi la misma edad-. 

Pero Moore va más allá de los controversiales permisos que facilitan la tenencia de armas y pretende hallar las razones sociales o psicológicas que pueden motivar a un joven a asesinar a otro. El músico Marilyn Manson –cuyas canciones fueron señaladas como perversa influencia para los jóvenes- aporta en la investigación con una respuesta que parece muy simple, pero que dice mucho: 

Moore: ¿Si pudieras decirle algo a los chicos de Columbine qué les dirías? 

Manson: No les diría una sola palabra, escucharía lo que ellos tienen que decir, y eso es lo que nadie hizo. 

El artículo de The Guardian señala que la relación de Estados Unidos con las armas de fuego es profunda y compleja, pero solo constituye un tema en la agenda de las autoridades cuando ocurre una nueva tragedia. De hecho, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, tras el tiroteo en el cine, salió hoy a exigir al presidente Barack Obama y a su rival en las elecciones de noviembre, Mitt Romney, una rápida respuesta al problema de las armas. Obama solo ha declarado sentirse conmocionado por los hechos. 

En tanto, hace cuatro días, el 65% de personas del estado de Florida, en el sureste de Estados Unidos, se mostró a favor de la polémica ley llamada Defienda su Posición, aprobada en 2005 e impulsada por la ANR, que otorga a los ciudadanos el derecho a disparar a cualquier persona percibida como una amenaza a su seguridad en un lugar público. Los detractores de dicha ley sostienen que habilita a las personas, en caso de una simple discusión, “a disparar primero y preguntar después”.

Terra