EE.UU.

publicidad
02 de agosto de 2012 • 17:38

Electores puertorriqueños en Florida podrían ser decisivos

El presidente Barack Obama saluda a personas afuera del restaurante Lechonera El Barrio, en Orlando, Florida, el jueves 2 de agosto de 2012. Obama tenía previsto para el jueves actos de campaña en Florida y el Norte de Virginia. El equipo de campaña del mandatario busca cortejar a los electores puertorriqueños en Florida.
Foto: Pablo Martínez Monsiváis / AP
 

El policía retirado Héctor Rodríguez se describe como un conservador en lo fiscal y un militar radical, con un hijo en el ejército y otro en la Guardia Costera.

Aunque Rodríguez ha sido republicano mucho tiempo, en temas sociales es políticamente moderado; votó por los presidentes demócratas Bill Clinton y Barack Obama.

Oriundo de Puerto Rico, el ex oficial está indeciso en esta ocasión. El y otros de sus paisanos de igual parecer que viven en el corredor de la Interestatal 4 han atraído una atención sin precedentes de los equipos de campaña de los aspirantes presidenciales.

La Interestatal 4 es una franja extendida en el centro de Florida, donde reside la mayoría de los puertorriqueños en el estado.

"Estamos en una época de resurgimiento", dijo Rodríguez, quien se ha postulado para comisionado de la ciudad en Kissimmee, a unos 24 kilómetros (unas 15 millas) al sureste de Walt Disney World. "Todos quieren nuestro voto", agregó.

El nuevo interés deriva de una combinación de factores: un franco crecimiento de la población puertorriqueña en Florida, un aumento de la participación cívica de los puertorriqueños acostumbrados a las asperezas de las políticas estatales y una contienda presidencial muy reñida en la que este estado tiene un papel crucial.

En su intento más reciente para cortejar a un segmento de los electores más independientes del estado, Obama efectuó el jueves un acto de campaña en el área de Orlando.

Antes de su discurso en el Colegio Rollins, su caravana hizo un alto a un lado de la carretera en el restaurante Lechonera El Barrio, del vecindario de Azalea Park, en Orlando. El mandatario saludó a comensales y se retiró del lugar con un plato de seis dólares de cerdo con arroz y frijoles.

En Miami, el astro pop Marc Anthony, cuya familia es de Puerto Rico, abrió una oficina de campaña a favor del mandatario en la Pequeña Habana.

El equipo de campaña del republicano Mitt Romney compite con el de Obama para intensificar la difusión en el corredor de la Interestatal 4. A fin de contrarrestar la visita del jueves del presidente, el senador republicano Marco Rubio —cubano-estadounidense— hizo campaña a favor de Romney en Orlando.

Ambos equipos de campaña también prestan más atención que nunca al Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Muchos en Florida todavía tienen familia en la isla, donde se efectuará el 6 de noviembre un referendo sobre su futuro, en el día en el que el resto de la nación elegirá presidente.

El número de electores puertorriqueños de Florida se ha duplicado en la última década a más de 860.000, casi uno de 14 en la cifra general.

Inmigrantes de otros estados y retirados puertorriqueños, como Rodríguez, procedente de Nueva York, conforman en la actualidad el 28% de los electores hispanos en el estado.

La proporción es la segunda mayor después de los cubano-estadounidenses, que conforman 32% del electorado, según el Centro Pew Hispano.

"Ya terminaron hace mucho tiempo los días en los que un candidato presidencial podía ignorar a la comunidad puertorriqueña; respeto y atención son la nueva normalidad", dijo Andrés W. López, abogado de la isla y asesor de campaña de Obama.

Ambos candidatos han visitado la isla en un intento por fortalecer su vinculación con los puertorriqueños en el territorio continental de Estados Unidos.

___

El periodista de The Associated Press, Mike Schneider, contribuyó a este despacho.

___

Laura Wides-Muñoz está en Twitter como https://twitter.com/lwmunoz

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.