EE.UU.

publicidad
18 de junio de 2012 • 12:46

Viento y calor podrían avivar incendio forestal en Colorado

Los incendios forestales se han esparcido en el norte de Colorado, aquí se ve una imagen del domingo 17 de 2012, al este de Red Feather Lakes, Colorado. Los bomberos enfrentan poderosos vientos mientras batallan contra el fuego.
Foto: David Zalubowski / AP

Los bomberos enfrentaban el lunes condiciones peligrosas en buena parte de la región de las Montañas Rocallosas, donde el calor, el aire seco y los vientos fuertes amenazan con alimentar los incendios forestales que han calcinado unos 233 kilómetros cuadrados (90 millas cuadradas) en el norte de Colorado.

Las autoridades han ordenado a más residentes que abandonen el área por un incendio que ha destruido más viviendas que cualquier otro en la historia del estado.

Unas 1.750 personas estaban trabajando para detener el fuego, el cual fue provocado por un rayo y está contenido en un 45%.

El comandante a cargo de combatir el incendio, Bill Hahnenberg, dijo estar complacido con los esfuerzos de los bomberos y afirmó que si el tiempo dificulta los avances "tendremos que ir por él al día siguiente y el que sigue".

Los bomberos que combaten el llamado incendio de High Park, al oeste de Fort Collins, lidiaron el domingo con vientos de casi 50 kilómetros por hora (30 mph) y ráfagas de hasta 80 kph (50 mph). Hubo algo de lluvia durante el sábado, pero no fue suficiente para sofocar el fuego.

"El problema es que con un incendio como este, incluso aunque llueva, (el agua) se evapora antes de que llegue al suelo", dijo Julie Berney, vocera de la Policía del condado de Larimer.

En otras partes del occidente estadounidense, en Wyoming, un incendio destruyó el domingo cuatro casas en una pequeña comunidad a las afueras de Casper, pero nadie resultó herido. Otro incendio forestal había quemado el domingo unas 320 hectáreas (800 acres) en el Bosque Nacional de Medicine Bow.

En California, un incendio forestal que forzó la evacuación de 150 viviendas en un área rural del condado de San Diego aumentó súbitamente a 320 hectáreas (800 acres) durante la noche y estaba contenido en un 5%. Las evacuaciones eran voluntarias, pero se advirtió a los residentes que podría cambiar si los vientos se elevaban, como se temía.

___

Los periodistas de The Associated Press Amanda Myers en Phoenix y Amy Taxin en Los Angeles contribuyeron a este despacho.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.