Latinoamérica

publicidad
18 de junio de 2013 • 20:14

Drummond y sindicato extienden negociación en Colombia para evitar huelga

Drummond, el segundo exportador de carbón de Colombia, y sus trabajadores sindicalizados acordaron el martes prorrogar por 20 días más la etapa de arreglo directo de la negociación que mantienen y con la que buscan evitar una huelga, informaron las partes.

Un cese de actividades en las minas de Drummond podría afectar el desempeño de la economía de Colombia, el cuarto exportador mundial de carbón, y provocar un incumplimiento de la meta de producción, fijada en 94 millones de toneladas para este año.

"Los 20 días de prórroga comenzarán hoy, 18 de junio y se extenderán hasta el 7 de julio de 2013, inclusive", dijo un comunicado de la empresa que reiteró su intención y voluntad de llegar a un acuerdo directo que beneficie a las partes.

El Sindicato Nacional de la Industria Minera y Energética (Sintramienergética) exige un aumento laboral para los casi 5.000 trabajadores de la empresa, el pago de un salario mensual y no por horas, además de beneficios en salud, educación y vivienda.

Drummond produjo el año pasado 26 millones de toneladas, casi un tercio de la producción total del país sudamericano.

Los trabajadores del mayor productor de carbón de Colombia, Cerrejón, realizaron en febrero una huelga de un mes para exigir mejores salarios y beneficios, lo que obligó a la empresa a declarar fuerza mayor sobre algunos embarques.

Las semanas de complejas negociaciones llevaron a la firma a un acuerdo de tres años con el sindicato pero, por la duración de la huelga, Cerrejón dijo que no será capaz de alcanzar su meta de producción de 2013 de 34 millones de toneladas.

El sector carbonífero de Colombia está dominado por grandes productores como Glencore, Drummond y Cerrejón, que es propiedad conjunta de BHP Billiton Plc, Anglo American Plc y Xstrata Plc, que cuentan con sus propias instalaciones portuarias y ferroviarias.

Colombia registró una producción de 89,2 millones de toneladas en el 2012.

En ese año la industria carbonífera colombiana fue afectada por una huelga de cinco semanas en el principal ferrocarril de carbón y otra de tres meses en la mina La Jagua de Prodeco, unidad de Glencore, que obligó a dos de los principales exportadores del país a declarar fuerza mayor limitada.

También sufrió un aumento de los ataques de la guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) pese a que el Gobierno aumentó el número de soldados y batallones destinados a proteger el sector.

Además de la huelga de Cerrejón en febrero, la industria carbonífera fue afectada por una prohibición de tres semanas a Drummond para cargar carbón en su puerto del Mar Caribe por una aparente contaminación ambiental y una restricción a la operación nocturna de un tren, lo que habría afectado el crecimiento de la economía colombiana en el primer trimestre.

(Reporte de Luis Jaime Acosta. Editado por Ricardo Figueroa)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.