0

Venezuela se vislumbra bajo sombra de conflictos

16 dic 2010
13h55
actualizado a las 13h55
  • separator
  • comentarios

A partir de enero del 2011 el presidente Hugo Chávez enfrentará uno de los mayores escollos de sus casi doce años de mandato: gobernar por primera vez sin la mayoría calificada de la Asamblea Nacional y en medio de un desmoronamiento su popularidad.

PARA NOTA DE FIN DE AÑO  - ARCHIVO - En esta foto de archivo del 22 de abril del 2010, el presidente venezolano Hugo Chávez hace gestos durante la ceremonia de clausura de la Conferencia de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra en Cochabamba, Bolivia.
PARA NOTA DE FIN DE AÑO - ARCHIVO - En esta foto de archivo del 22 de abril del 2010, el presidente venezolano Hugo Chávez hace gestos durante la ceremonia de clausura de la Conferencia de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra en Cochabamba, Bolivia.
Foto: Juan Karita, Archivo / AP

A pesar del escenario adverso que se le avecina, Chávez aprovechó los últimos días del congreso saliente, con mayoría oficialista, para lanzar un paquete de leyes que incrementan los controles sobre los medios, la economía y las organizaciones no gubernamentales y sientan las bases para su modelo socialista.

Además, a fin de aislar la acción de la nueva Asamblea, que podría bloquear el avance de sus planes, el gobernante logró una cuarta ley habilitante en sus casi doce años de mandato, que lo faculta para legislar por un año en diversos ámbitos.

Al radicalizar su proceso Chávez cerró la posibilidad de diálogo con sus adversarios, lo que hace prever que el 2011 será un año de crispación, que podría complicar más la desfavorable situación económica del país.

El mandatario lanzó en noviembre una abierta provocación a sus adversarios al señalar, durante un acto en la Asamblea Nacional, que "este parlamento venezolano, a partir del 5 de enero, debe ser de extrema izquierda; y no sólo el parlamento, el gobierno. Necesitamos un gobierno y una fuerza armada más radicalmente a la izquierda".

Aunque el anuncio no sorprendió al país si dejó claro que el gobernante está dispuesto a imponer su proceso socialista a cualquier costo y sin tomar en cuenta a más de la mitad de los venezolanos que rechaza el modelo radical, según señalan las principales encuestas.

"En las ocasiones en las que el presidente Chávez se ha visto en aprietos, se ha visto en un escenario adverso, normalmente la tendencia ha sido huir hacia adelante, es decir radicalizarse, aumentar el nivel de confrontación y tratar de provocar incluso hasta violencia para justificar digamos un nivel de persecución mayor hacia la oposición", afirmó el periodistas y escritor peruano Alvaro Vargas Llosa, al analizar las razones que llevaron a Chávez a asumir una línea más radical.

Vargas Llosa indicó a la AP que uno de los factores que privó en esa determinación es el "estrepitoso fracaso" del sistema económico venezolano, que se evidencia en la inflación de 27,5% que enfrenta el país, la mayor de la región desde hace cinco y seis trimestres consecutivos de contracción.

Al respecto el director del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela Angel Alvarez dijo que el deterioro de los ingresos fiscales, generado en parte por la lenta recuperación de los precios petroleros y la alta inflación, ha limitado las posibilidades de Chávez de mantener su popularidad, lo que se ha evidenciado en el incremento de protestas callejeras en los últimos meses.

Alvarez dijo a la AP que a las dificultades económicas se ha sumado la "ineficiencia" del gobierno para resolver problemas como la delincuencia, el deterioro del sistema de salud y del resto de servicios públicos, que han generado "una evaluación muy negativa (del gobierno) por parte de un sector muy importante de la población".

El académico sostuvo que "la única alternativa que le queda al gobierno respecto de su propio base de apoyo es cohesionarla ideológicamente" y por ello recurre a la radicalización.

Los analistas estiman que otro factor que influyó en la decisión de Chávez está relacionado con los resultados de los comicios legislativos del 26 de septiembre en los que la oposición logró 67 de 165 escaños, y le bloqueó al gobierno la posibilidad de controlar dos tercios de la Asamblea Nacional.

Por casi un lustro la oposición no tuvo representación en el congreso debido al boicot que hicieron a las elecciones legislativas del 2005.

La bancada oficialista y sus partidos aliados tuvieron por casi once años más de 110 congresistas (una mayoría calificada), pero a partir del 5 de enero sólo contarán 98 diputados.

Aunque el oficialismo cuenta con los votos suficientes para aprobar nuevas legislaciones, en el caso de las leyes orgánicas no tendrá la misma suerte puesto que se requiere una mayoría calificada para sancionarlas. La oposición consciente de esa realidad ha asegurado que se centrará en incrementar el debate legislativo y el control de la gestión del gobierno.

Vargas Llosa dijo que los resultados electorales de septiembre constituyeron "un aviso muy serio" para Chávez "de lo que se puede venir en las elecciones presidenciales" del 2012.

"El ha entrado en un cierto nivel de desesperación porque sino logra establecer un control muy firme de todo el proceso antes de las elecciones presidenciales se puede ver ante un escenario de derrota electoral, lo que evidentemente no solamente no está en sus planes sino que va en contra de todo lo que ha sido el objetivo de este modelo desde el primer día", aseveró el analista.

Decidido a extremar los controles sobre todo los sectores del país, Chávez intensificó en los últimos meses del 2010 las expropiaciones en los sectores de alimentos y construcción y retomó las amenazas contra los alcaldes y gobernadores opositores, la corporación Empresas Polar, que es el mayor grupo privado del país, y el canal de noticias Globovisión, que es la única televisora opositora al gobierno.

Las últimas sesiones de la Asamblea han sido usadas por el oficialismo para elegir nueve magistrados y 32 suplentes del Tribunal Supremo y definir leyes claves como el presupuesto del 2011, la administración financiera del sector público, y de las instituciones bancarias que abre el camino para declarar de utilidad pública a la banca, un sector que mayoritariamente está en manos privadas.

El analista político Ricardo Sucre afirmó que las acciones que ha tomado Chávez en las últimas semanas están orientadas a "tratar de intimidar al país un poco para ver si puede doblegarlo" y "anular las fuentes que se considera pueden ser decisivas en una elección presidencial".

"La temperatura política va ser mucho mayor en el 2011... pero es la misma lógica, el país resistiendo y el gobierno tratando de imponerse", agregó Sucre.

La forma cómo los sectores adversos al gobierno reaccionarán a las acciones de Chávez resulta aun una incógnita. Alvarez dijo que todo dependerá de las "estrategias de resistencia" que desarrolle la oposición, y de que "no le hagan el juego a la estrategia radicalizadora".

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad