Impacto de las redes sociales en niños amerita un gran debate

Los niños están pasando mucho más tiempo con las redes sociales y la tecnología del que están con sus familias o en la escuela. Foto: AP
Los niños están pasando mucho más tiempo con las redes sociales y la tecnología del que están con sus familias o en la escuela.
Foto: AP
 

A la entrada de Facebook en Wall Street debe seguir un intenso debate en la calle sobre el enorme impacto de las redes sociales en los niños, según Jim Steyer, experto estadounidense en el tema.

Steyer, fundador de Common Sense Media, un centro de estudios que aborda los medios de comunicación y las familias, dijo que la tecnología que Facebook representa tiene "un enorme impacto" en los niños, las familias y las escuelas de todo el mundo.

"Necesitamos tener un gran debate nacional, si no global, sobre los pros y los contras de esta cuestión", dijo Steyer.

Mientras que las redes sociales como Facebook, Google+ y Twitter ofrecen "extraordinarias posibilidades" en ámbitos como la educación, "también hay desventajas reales en las formas de desarrollo social, emocional y discursivo", señaló Steyer, padre de cuatro hijos, que también es abogado de derechos civiles y profesor de la Universidad de Stanford.

"Con suerte, después de la euforia de la salida a bolsa y tras la valoración que se ha hecho de Facebook, entonces podremos tener sobre la marcha una seria discusión sobre lo que esto significa", enfatizó.

Steyer se encontraba en Washington para promover su recién publicado libro "Volviendo a Facebook: Guía de sentido común para criar niños en la era digital", en el que aboga por una mayor participación de los padres en las vidas de sus hijos en internet.

"Nos guste o no, los niños están pasando mucho más tiempo con las redes sociales y la tecnología del que están con sus familias o en la escuela", tanto como ocho horas al día en promedio en Estados Unidos, advierte en el libro.

Los niños corren lo que Steyer llama el triple peligro RAP -las siglas en inglés de problemas de relacionamiento, problemas de atención y adicción, y problemas de privacidad- así como de acoso cibernético, pornografía en línea y, en el caso de las niñas, problemas por su imagen corporal.

El experto es particularmente crítico de los magnates de Silicon Valley -a muchos de los cuales conoce de primera mano-, quienes, desbocados ante la ausencia de regulaciones gubernamentales, insisten en que la privacidad ya no importa en un mundo cada vez más interconectado.

"Esta extraordinaria revolución en los medios digitales ha sido impulsada por jóvenes ingenieros (informáticos), muchos de los cuales no son padres, muchos de los cuales son un poco torpes socialmente y muchos de los cuales no han pensado realmente en las consecuencias sociales y emocionales" de sus productos, dijo.

"Hay una carrera armamentista por los datos y por construir cosas tan rápido como sea posible... pero eso no es una buena estrategia cuando se trata de niños", afirmó, acusando a las empresas de tecnología de "no respetar el concepto de privacidad".

A principios de esta semana, una encuesta de Consumer Reports mostró que casi 13 millones de usuarios estadounidenses de Facebook -de un total de 157 millones, y 900 millones en todo el mundo- no utilizan o no están conscientes de los controles de privacidad del sitio.

Las niñas son especialmente vulnerables, dijo Steyer: estudios indican que muchas adolescentes enfocadas en el cuerpo utilizan el photoshop para modificar sus fotos y lucir más delgadas, y así recibir más "Me gusta" de sus amigos.

A los padres recomendó "ratos de desconexión personal de la tecnología" y prohibir los teléfonos inteligentes en la mesa a la hora de la cena. "La hora de comer no debería ser momento de tecnología", consideró.

Los niños también deberían aprender a reflexionar antes de apretar el botón "enviar" algo que más tarde podrían lamentar, abstenerse de hacer comentarios anónimos y no creer todo lo que leen o ven en línea.

A nivel gubernamental, Steyer sugirió que Estados Unidos siga el ejemplo de Europa en la regulación de privacidad y que se introduzca un "botón de borrar" que permita a los usuarios limpiar todo lo que pudieran haber publicado en el pasado.

"Necesitamos además reglas claras y simples (respecto a la privacidad) para las empresas tecnológicas, porque son estas las que han dominado el debate y establecido las normas", sostuvo.

Pero la responsabilidad inmediata, dijo, recae sobre los padres y las madres.

"Es parte de la crianza 2.0 hoy en día, por lo que ustedes (padres y madres) tienen que hacer su tarea".

"Tienen realmente que aprender las reglas del camino... y deben fijar límites claros y sencillos para los niños, establecer reglas claras de comportamiento, y ustedes tienen que ser un modelo a seguir", agregó.

"Si ustedes están constantemente enganchados a su teléfono móvil o a su 'CrackBerry', entonces no están enviando un mensaje demasiado bueno para sus hijos".

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.