Negocios

publicidad
13 de julio de 2012 • 11:23

Apple pierde certificación ecológica en San Francisco

Apple utiliza un pegamento para sujetar las celdas de las baterías a la carcasa de aluminio tan fuerte, que se tienen que retirar bruscamente, lo cual produce que las celdas se rompan y los productos químicos de su interior se derramen.
Foto: Gety Images
conozcasucelular.com

De acuerdo con una nota publicada por el Wall Street Journal el gobierno de la ciudad de San Francisco dejará de adquirir productos Apple debido a que la empresa de Cupertino, California, perdió la certificación verde que otorga la Electronic Product Environmental Assessment Tool (EPEAT), una herramienta que establece las normas ambientales con las que se deben tratar todos los equipos electrónicos al ser reciclados con el fin de reducir al mínimo el daño ambiental.

La certificación verde le fue arrebatada debido a que la EPEAT requiere que los productos electrónicos puedan ser fácilmente desmontados por los usuarios, con el fin de que puedan remover fácilmente componentes tóxicos (como las baterías) y en productos como la MacBook Pro, MacBook Air y la Macbook Pro con Retina Display estos requisitos no se cumplen.

Apple utiliza un pegamento para sujetar las celdas de las baterías a la carcasa de aluminio tan fuerte, que se tienen que retirar bruscamente, lo cual produce que las celdas se rompan y los productos químicos de su interior se derramen. Cabe destacar que estos químicos son extremadamente tóxicos, por lo que el proceso de reciclado resulta más contaminante que "verde".

Por su parte Apple afirma que no es candil de la calle y oscuridad de su casa. Mediante un comunicado de prensa recalcó que sus autoregulación ambiental es mucho más estricta que la que pudiera ejercer la EPEAT.

"Apple tiene un enfoque integral para medir nuestro impacto ambiental y todos nuestros productos cumplen con las más estrictas normas de eficiencia energética respaldadas por el gobierno de Estados Unidos, -basados en su programa de especificaciones para la construcción de computadoras- Energy Star 5.2", afirmó Kristin Huguet, representante de Apple durante una entrevista para el sitio The Loop.

Huguet además aseguró que los productos de la manzana son superiores en otras áreas importantes del medio ambiente que no se miden por la EPEAT, como la eliminación de materiales tóxicos. Y agregó que Apple es líder como industria verde gracias a que emite notificaciones en su página web sobre las emisiones de gas invernadero que producen cada uno de sus productos.

Comunicados más o menos el gobierno de San Francisco hará caso a la ley de 2007 que prohíbe a las agencias municipales comprar productos electrónicos que no estén respaldados 100 por ciento con la certificación EPEAT; esta misma ley rige al gobierno Federal de Estados Unidos; incluso empresas como Ford o HSBC hacen caso a esta normativa y exigen a sus dirigentes sólo comprar equipo con esta certificación ecológica.

Parece que la obsesión por el diseño le está saliendo caro a Apple, al menos en fama, lo cual hace pensar ¿Si eso hacen en casa que no harán en el resto del mundo?

Terra